Un enfoque diferente de este “dulce desequilibrio” desde la Decodificación e Integración Emocional

La diabetes, una enfermedad que afecta a millones de personas en todo el mundo, se ha convertido en un tema de creciente importancia en la sociedad actual. Este trastorno metabólico, caracterizado por niveles elevados de glucosa en la sangre, se puede desencadenar a partir de un conflicto constante entre el amor y la resistencia.

Este ensayo explorará el fenómeno de la diabetes a través de las lentes del conflicto, el amor y la resistencia. 

Para el inconsciente, dulce es igual a leche materna, o sea que dulce es igual a mamá. Mamá es igual a amor, entonces amor es igual a dulce. Y esto independientemente de nuestra madre, de cómo y cuánto nos ha atendido, cuidado, amado o no. Es un arquetipo común a todos los seres humanos.

asoin-banner-sobrepeso

Por otro lado, la insulina generada por el páncreas es la llave de entrada de la glucosa, el dulce, a las células. Cuándo la persona vive en estado de amor adverso o amor tóxico (por ejemplo: una relación con la madre u otro individuo en la cual la persona siente que el otro le ama y a la vez le critica, o sea amor = tu bienestar y crítica = no eres bueno), situación sin salida aparente y mantenida en el tiempo; en un caso así dónde el sujeto vive soportando un afecto nocivo y resistiendo, aguantando día tras día; entonces el inconsciente busca una solución en la forma de impedir que el amor malo/ azúcar nos afecte/ llegue a las células; o sea: la diabetes

Al igual que la leche materna proporciona nutrición y protección, el amor ofrece apoyo y consuelo; cuándo vivimos una situación de desamor y desconsuelo que sobrepasa nuestros umbrales de tolerancia, entonces el inconsciente asume el mando buscando resolver ese conflicto y lo puede hacer afectado al equivalente orgánico; o sea los niveles de glucosa en sangre, llámese diabetes.

Esta dualidad, amor feo y resistir, es lo que te invito a revisar si tienes diabetes durante un largo período previo a la aparición de la enfermedad. Es un estado conflictivo de larga duración. Y si eres de los que tienen diabetes desde la infancia, entonces pudiera ser probable que este tipo de conflictos lo vivió tu madre o padre y, sin quererlo ni darte cuenta, lo has incorporado como propios.